Educación Sexual… una oportunidad para las y los jóvenes. Aumento en las cifras de VIH

El Comité de Servicio chileno, COSECH, realiza desde el año 2006 talleres de sexualidad en el ámbito escolar, en Escuelas y Liceos en su mayoría dependientes de la educación municipal de sectores vulnerados de la región metropolitana. Experiencia sistematizada y validada para llegar a establecer el Programa de Educación Sexual y Género que se imparte actualmente. Paulina Acevedo, psicopedagoga y educadora popular actualmente Directora del COSECH, impulsora del Programa, nos cuenta que la recepción de las y los estudiantes es  entusiasta y llena de preguntas.

  

Sobre las ITS (infecciones de trasmisión sexual), los jóvenes no tienen información y no saben sobre ellas, una vez que terminamos las charlas-taller sobre sexualidad y género (Programa Educación Sexual y Género), logran entender los riesgos y la responsabilidad que conlleva.  El módulo que mayor interés provoca es el de Métodos Anticonceptivos, la práctica de “saber poner el condón correctamente” les gusta, a las mujeres les llama mucho la atención cuando hablamos del condón femenino y cuestionan que  estos no se encuentren en farmacias y en consultorios. Particularmente, sobre el uso del condón -método de protección frente al contagio de ITS y VIH-, existen muchos mitos lo que dificulta su uso en los jóvenes, por ejemplo que usándolo “no se siente lo mismo”, o “los del consultorio se rompen” sale en todos los talleres agrega Paulina, y una queja que tiene asidero real, es que en los Consultorios no les entregan condones, situación que ha sido denunciada en varias oportunidades, incluso llegando a presentarse en un Informe Sombra ante la CEDAW (Convención contra toda forma de discriminación hacia la mujer) en octubre del 2012[1], donde el COSECH es organización firmante, esto relacionado con la “Ley 20.418, Normas sobre Información, Orientación y Prestaciones en materia de regulación de la fertilidad (2010), se enmarca en instrumentos internacionales de derechos en salud sexual y reproductiva suscritos por el Estado chileno, según los cuales se compromete a garantizar la provisión de servicios en salud, educación y justicia para todas las personas”.[2]

Respecto del interés en escuelas y liceos por la educación sexual, en nuestra práctica hemos recibido buenos comentarios una vez que terminamos el proceso de capacitación, profesores y directivos reconocen no tener formación en este tema, lo que dificulta abordar la necesidad de la educación sexual en las aulas y la imposibilidad de dar respuestas con sesgo conservador y sin la información necesaria, “los profesores/as se interesan en que agentes externos hablen de sexualidad en general y que se respondan las preguntas”.

Esta semana nos enteramos públicamente de las alarmantes cifras en el aumento del VIH y que afecta  a las y los más jóvenes del país. Frases arraigadas históricamente en las mujeres y que se repite en las más jóvenes actualmente sobre el uso del condón: “no lo necesitamos porque somos fieles”, cuando los estudios indican que el aumento en las cifras a fines de los años ’90 principio de los 2000 en las dueñas de casa, precisamente fue porque mantenían relaciones sexuales sin protección con sus maridos con la idea de la pareja única, acuerdo que no siempre era respetado por sus parejas varones. Y situación que adelantamos se repite en las generaciones más jóvenes, según los relatos recibidos en los talleres.

 

La relación entre la casi nula educación sexual que reciben los jóvenes y el aumento en las cifras de contagio, la Directora del COSECH responde que “el aumento del VIH se debe a la falta de una buena política pública que apunte a los más jóvenes y en los liceos… la falta de educación sexual también influye en el aumento de las cifras”, es urgente atender a la necesidad de educación sexual para niñas, niños, niñes y jóvenes de una manera integral es decir que no solo se revise desde un enfoque salubrista, de forma directa, que responda al contexto y vida de las/os adolescentes para que sea un aporte en sus vidas, y no solo desde la prevención de las ITS y el embarazo no planificado; sino más bien, a que desarrollen comportamientos responsables e informadas.  Jóvenes capaces de tomar decisiones en base a la información que manejan y en consecuencia con sus proyectos de vida, agrega categórica.

Los jóvenes manejan poca información sobre el VIH sida, formas de contagio, protección y tratamiento, y por el contrario manejan mitos sobre el sida. Los distintos gobiernos han sido negligentes respecto a la protección de las y los jóvenes en esta materia, la ley 20.418 consigna que los establecimientos educacionales deben incluir un programa de educación sexual durante la Enseñanza Media, situación que claramente no se ha cumplido. Según un Informe[3] de la Corporación MILES, “de un total de 11.442  colegios municipales y particulares subvencionados en Chile, sólo 467 han recibido Programas de Educación Sexual en el año 2015”.

Un total de 5.816 casos de VIH fueron constatados en el país durante el año 2017, esta  alarmante cifra informada por el Ministerio de Salud indican que los casos crecieron 96% en siete años, según el inmunólogo Alejandro Afani, Encargado del Centro de VIH del Hospital Clínico de la Universidad de Chile “el VIH está totalmente fuera de control”[4] y “se necesitan acciones urgentes”[5]. Los principales afectados son el grupo de riesgo de entre 15 y 25 años de edad, mientras en el continente africano los casos disminuyen y en Latinoamérica las cifras se han estancado.

La educación sexual con enfoque de género y derechos humanos es una importante herramienta para prevenir contagios y proporcionar a los jóvenes una sexualidad informada, segura y liberadora.

 

[1] COSECH firma como organización que hace parte de la Articulación Feminista por la Libertad de Decidir, autora del Informe Sombra frente a la 53º período de sesiones del Comité CEDAW.

[2] Chile: Informe Sombra al comité de la ONU para la Eliminación de Toda Forma de Discriminación Contra la Mujer, 53º período de sesiones. Artículo 12: Salud, página 10, Santiago de Chile, 2012.

[3] “Primer informe: Salud Sexual, Salud Reproductiva y Derechos Humanos en Chile. Estado de la situación 2016”, Santiago, 2016.

[4]  Declaraciones en diario La Segunda 10/04/18.

[5]  Entrevista en CNN Chile 10/04/18.

 Paulina Acevedo Arenas, ingresó al Comité de Servicio Chileno el 2003 trabajando principalmente con niñas, niños y jóvenes, desde donde impulsa el Programa de Educación sexual y Género para jóvenes. Desde el 2015 es la actual Directora del COSECH. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *